1917
José Pujante Hernández comienza sus pasos con un pequeño almacén de 800 m2 en que inicialmente comercializa semillas, patatas de siembra, fertilizantes y aperos de labranza.


1924
Comienza la exportación de naranjas para el mercado español y escandinavo.
 

1940
Tras la guerra civil española, toma el relevo su hijo Antonio Pujante Galindo, continuando y mejorando los pasos iniciados por su padre y su tío, aumenta la variedad de productos de su oferta de Limones y Naranjas con Granadas, Melones y Uva.


1965
Con la incorporación al negocio a sus hijos, José, Francisco, Antonio y posteriormente Resurrección, amplía las instalaciones a una superficie de 3.500 m2, hito para la comarca en su época; comenzando así la adecuación a las necesidades de confección de los clientes más exigentes de los mercados internacionales, haciendo de sus marcas referencias en cuanto a la Calidad.


1978
Se crea la denominación de la empresa Antonio Pujante Galindo, S.L.


1988
Con la plena incorporación de sus hijos se convierte finalmente en Antonio Pujante, S.A.


2000
A finales de la década de 1990, entra a formar parte activa en Antonio Pujante, S.A. la cuarta Generación, incorporando al activo humano de la misma profesionales formados para llevar a cabo la transición y modernización de todos los procesos así como de las instalaciones.


2010
Confirmando dicho cambio a finales de la década de 2000 con la construcción y puesta en funcionamiento de las nuevas instalaciones, aptas para las mayores exigencias de Producción, Calidad y Seguridad Alimentaria requeridas por los mercados más competitivos.


Con éstos antecedentes, Antonio Pujante, S.A. acepta el reto del futuro con el Compromiso de satisfacer las necesidades de sus productos y mercados.


En la actualidad son muchas las líneas de distintos tipos de envasado que requieren nuestros productos, así es necesario llevar a cabo tales cambios en los sistemas de producción para poder satisfacer la demanda de nuestros clientes. Cambios como clasificación bajo estándares de calidad internacional: adecuación a los sistemas de calidad, preenfriado de los frutos y control de temperatura hasta destino así como la innovación en los sistemas de envasado: siendo ágiles y flexibles ante la implantación de nuevos sistemas. Adecuando las instalaciones para las necesidades del personal: salas para cursos de formación, comedores, vestuarios, etc… En definitiva, adecuar el conjunto productivo a las necesidades cada vez más exigentes del mercado y la sociedad, teniendo siempre presente la calidad en el trabajo del equipo humano que forma parte primordial de la firma.


Bajo éste marco de producción y consumo; tras la experiencia de años en constante evolución y conocedores del mercado de forma directa, Antonio Pujante, S.A. continúa con una nueva etapa bajo el reto de la Calidad de sus productos cítricos, avanzando hacia el futuro en la búsqueda de la Excelencia, adecuando un producto exquisito a las necesidades de un mercado en continua evolución y con la ferviente vocación al servicio de sus clientes. Así, Antonio Pujante, S.A., conociendo sus orígenes, apuesta hacia el futuro.
 

Nuestra Historia